Explotación minera y circulación de metales.

Las décadas posteriores a la conquista estuvieron marcadas bajo el signo del oro. Cada una de las regiones centrales atravesó por una significativa fase provisional de minería del oro. La orientación hacia la explotación de la plata, que empezó muy pronto, empezaría a cobrar protagonismo tras el descubrimiento de Potosí y Zacatecas (1546), provocando el abandono de minas de oro en México y Perú, y el ascenso de este metal a un lugar de excelencia.

Producción de oro en manos indígenas, imagen extraída de "Historia de América Latina" por Leslie Bethel.

Producción de oro en manos indígenas. Fuente: “Historia de América Latina” por Leslie Bethel.

Estas minas argaríficas americanas se distinguían de las europeas por su fácil explotación, por su bajo coste y la disponibilidad de mano de obra. El principal problema que entrañaban era el abastecimiento regular de alimentos y trabajadores, por la precisión de ingente mano de obra, convirtiéndose la minería en un gran motor de la economía colonial. De este modo, la demanda de los polos mineros se cubriría con productos del mercado interno. Según el derecho castellano, la propiedad de estas minas era de la Corona, que cedía su explotación.

Encomienda. Imagen extraída de Guaman Puma de Ayala en "Nueva corónica y buen gobierno".

Encomienda. Fuente: Guaman Puma de Ayala en “Nueva corónica y buen gobierno”.

La explotación de estas minas se centraba en las operaciones de extracción de la roca y posterior refinamiento para obtener el metal. A mediados del siglo XVI, comenzó la extracción de la plata, obtenida por fundición.

Algunos de los yacimientos se encontraron en el México central propiamente dicho, pero los descubrimientos más ricos se hicieron más al norte, fuera del territorio sedentario. En esta zona aún era más difícil servirse del sistema de la encomienda. Las grandes minas de Zacatecas fueron descubiertas y abiertas a la explotación con la ayuda, participación e inversiones de algunos encomenderos de Guadalajara, aunque esta vinculación pronto se debilitó. En Perú, los pueblos sedentarios y la encomienda tuvieron una relación muy estrecha con la minería de la plata.

Minas en México. Imagen extraída de http://goo.gl/zZ0ZEh

Minas en México. Fuente.

Es a partir de 1545, cuando se descubre Potosí, en el Alto Perú. Éste se incorporará a la economía colonial, convirtiéndose en un polo de atracción para una población que acudió desde todos los puntos del territorio andino.

Minas en Perú. Imagen extraída de http://goo.gl/zZ0ZEh

Minas en Perú. Fuente.

El proceso de explotación de la plata era ya conocido desde tiempos precoloniales, y se realizaba por los indígenas a partir de la técnica de los “güarios” o guairas, un horno muy alto con agujeros con un fuego que era azuzado por el viento. Este sistema fue adaptado por los españoles en los primeros tiempos, con el inconveniente de que precisaba de un porcentaje muy alto de este mineral en la roca. Por ese motivo, en una segunda fase, en la que la roca extraída tenía un porcentaje pobre en plata, se aplicó la técnica europea del “azogue” (mercurio), que llegaba de Europa, por lo que se convertiría en un medio de control de la extracción de este material por la Corona.

Tras la extracción de la roca, ésta se destina a la cachamina, donde se realiza la selección de la plata, un trabajo destinado a niños y mujeres. Allí, se deposita el material, y se manda la plata al ingenio, desechando las vetas sobrantes. Éste lugar, situado en la boca de la mina, era un lugar de muerte para los mineros, ya que allí se producía para ellos un colapso orgánico debido al brusco cambio de temperatura, acostumbrados a pasar meses dentro de la calurosa mina.

Cerro de Potosí. Imagen extraída de Guaman Poma de Ayala, "Nueva corónica y buen gobierno".

Cerro de Potosí. Fuente: Guaman Poma de Ayala, “Nueva corónica y buen gobierno”.

Allí también estarían situados los socavones, que debido a su estructura y situación, solían inundarse, por lo que la Corona financiaría la creación de un Socavón Real, para desaguar.
Muchos curacas y caciques envían a muchos a trabajar a jornal por un tiempo concreto y a una cantidad de plata extraída, algo que serviría a los caciques para aliviar sus deudas.

La segunda fase tras lo ocurrido en la mina y su boca, es el destinado al uso del mineral. La plata, es transportada sobre mulas, camino de los ingenios. Una vez allí, se pasa a los molinos, donde se muele la roca.

La tercera fase es la de la acuñación de la moneda de plata, para lo que en 1572 se creó la primera Casa de la Moneda, ante la gran cantidad de monedas fraudulentas que circulaban. La plata se pesaba en balancines, y se calienta mediante un fuego alimentado con la madera de los árboles de la zona (extinguiéndose en muchos lugares circundantes). Para la elaboración de la moneda de buena calidad se utilizan las Manchinas, una madera de encina.

Casa de la Moneda, imagen extraída de Leslie Bethel, "Historia de América Latina".

Casa de la Moneda. Fuente: Leslie Bethel, “Historia de América Latina”.

 

Bibliografía.

BETHEL, Leslie (coord). Historia de América Latina, vol II. América colonial: Europa y América en los siglos XVI, XVII y XVIII. Barcelona: Editorial Cátedra, 1990. 

POMA DE AYALA, Guaman. Nueva corónica y buen gobierno.

Sitios web.

Sitio web donde se encuentra en línea la “Nueva corónica y buen gobierno” de Guaman Poma de Ayala. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América, Circulación, Historia Moderna, Metales, Minería y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s