El proyecto de 1720: compañías de comercio y registros sueltos.

Este proyecto responde al reglamento que en teoría gobernó la política colonial de España hasta las reformas de comercio libre de 1765 y 1778.

Reglamento y aranceles reales para el Comercio Libre de España a Indias. Fuente.

Reglamento y aranceles reales para el Comercio Libre de España a Indias. Fuente.

En 1717, se estableció la intendencia de marina en Cádiz, unificando bajo el mando de José Patiño las fuerzas navales de España en un paso conectado a los planes expansionistas de la familia real. También recibió el cargo de Presidente de la Casa de Contratación. Junto con la lucha por el control del puerto de Cádiz, estas medidas representaron los primeros pasos de la reforma comercial con implicaciones en América.

Retrato de José Patiño Rosales, secretario de España durante el gobierno de Felipe V. Fuente, retrato situado en el Museo Naval de Madrid.

Retrato de José Patiño Rosales, secretario de España durante el gobierno de Felipe V. Fuente, retrato situado en el Museo Naval de Madrid.

En 1718, es cuando se estableció el reglamento para el comercio canario-americano. Esto desembocó en la promulgación del Proyecto de 1720 por el cual España confirmó el objetivo de mandar flotas anuales a las colonias, dando así una base institucional para los navíos de permiso en que insistían los ingleses. Además, desembocó en un sistema de “registros sueltos” con las Islas de Barlovento, Venezuela, Honduras, Río de la Plata y Chile. Sin embargo, con este proyecto se puso de manifiesto la incapacidad del comercio español para conservar su antigua posición en los mercados americanos. Las esperanzas suscitadas por el proyecto se trastocaron por la presión de los intereses extranjeros y otras circunstancias como la amenaza del “navío de permiso”, la impotencia del Gobierno español para asumir una adecuada política de construcción naval o la estructura económica básica de Nueva España y Perú.

Costa canaria tras la aprobación de

Costa canaria tras la aprobación del reglamento para el comercio canario-americano. Fuente.

Al asumir en 1726 la Secretaría de Marina e Indias, y poco después la de Hacienda, José Patiño consideró esta cuestión de engrandecimiento de España. Proclama entonces la “Real Cédula sobre el despacho de galeones y flotas y método de comerciar los residentes en Indias con España” en 1735.

Archivo Central del Cuartel General de la Armada, donde permanece todos los documentos sobre el Ministerio de Marina. Fuente.

Archivo Central del Cuartel General de la Armada, donde permanece todos los documentos sobre el Ministerio de Marina. Fuente.

Entre las medidas adoptadas encontramos:

* Se cambió el almojarifazgo por el derecho de palmeo, respecto a la carga fiscal.

* La suspensión temporal de los galeones para Tierra Firme hasta que se tuviese constancia de haberse liquidado totalmente los rezagos de la feria de 1731.

* La licencia se obtenía como la concesión de privilegio exclusivo de la corona, a través de la vía reservada.

* La Corona recibía un dinero o servicio a cambio (transporte de tropas, armas, etc.).

* Compañías de comercio.

Flota de Tierra Firme, clausurada

Flota de Tierra Firme, clausurada de forma temporal. Fuente.

Fue Patiño quien aborda la creación de compañías comerciales de corte mercantilista, a imagen de las inglesas y holandesas.

1. Compañía del Marqués de Montesacro (1714). Era una compañía con acciones para el comercio con Honduras y Caracas, en virtud de un acuerdo suscrito entre la Corona y el marqués que da su nombre. Fracasó tras el primer intento.

2. Compañía Guipuzcoana de Caracas (1728). Su objetivo era fomentar el comercio entre el País Vasco y Venezuela, con el compromiso de perseguir el contrabando en aquella zona. Inicia 1730 con Venezuela. Monopolio del cacao.

Real Cédula de erección de la Compañía Güipuzcuana de Caracas. Fuente.

Real Cédula de erección de la Compañía Güipuzcuana de Caracas. Fuente.

3. Compañía de Filipinas (1733). Su establecimiento se autorizó para el comercio de dichas islas con extensión a las demás Provincias y Reinos, pero no llegó a entrar en funcionamiento.

Real Cédula de erección de la Compañía de Filipinas. Fuente.

Real Cédula de erección de la Compañía de Filipinas. Fuente.

4. Compañía de La Habana (1740). Controló todo el comercio de importación y exportación de Cuba. Toda la venta del tabaco, azúcar, cueros, maderas y otros productos quedó controlado por la compañía que también introdujo productos europeos (harinas o paños). Debe abastecer a los navíos de la marina real que hicieran escala en Cuba.

Real Cédula de erección de la Compañía de la Habana. Fuente.

Real Cédula de erección de la Compañía de la Habana. Fuente.

 

Bibiografía

CRESPO SOLANA, Ana. El comercio y la Armada de la Monarquía: la Casa de Contratación y la intendencia general de la marina de Cádiz, 1717-1750. CSIC: Instituto de Historia. pp. 63-78.

MORAS RIBALTA, Pedro. La Compañía como proyecto (siglos XVII-XVIII). Anuario de estudios atlánticos, Nº 50, 2004, pp. 607-623.

MURO OREJÓN, Antonio. Cedulario americano del siglo XVIII. Anuario de Historia del Derecho Español, Nº 23, 1953, pp. 37-54.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América, Compañías comerciales, Economía, Historia Moderna, Real Cédula, Reformas borbónicas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s