México y el Comercio Libre.

Ya a finales del siglo XVII el monopolio comercial que tenía España con sus colonias estaba reducido a una mera ficción. Esto empezó a notarse con mayor virulencia a partir de la concesión realizada a Francia, durante la guerra de Sucesión, y más tarde a Inglaterra, con el tratado de Utrecht, del asiento de negros, y en el caso de Inglaterra también del navío de permiso. A partir de estos momentos el monopolio empieza a resquebrajarse.

Arsenal de Cádiz, siglo XVIII. Fuente.

Arsenal de Cádiz, siglo XVIII. Fuente.

Con el libre comercio se empieza una nueva etapa económica para España y sus colonias de Ultramar, lo que se buscaba era potenciar el papel que tenían estas colonias como productoras de materias primas y consumidor de manufacturas llegadas desde España.

Por lo tanto se sustituye el sistema de monopolio, cerrado y estrecho, por otro más abierto a un mayor número de puertos, tanto en la metrópoli como en las colonias.

Una de las experiencias más importantes, sería la creación de compañías privilegiadas de comercio, que rompieron con el monopolio Sevilla-Cádiz, permitiendo a otros puertos tener negocios con las Indias. Finalmente, entre los años 1765 al 1797, la Junta decidió suprimir el monopolio de Cádiz y el régimen de flotas, para así instaurar el libre comercio.

Estas reformas se iniciaron en 1765, autorizando el libre comercio y directo desde nueve puertos españoles a cinco islas del Caribe: Sevilla, Cádiz, Málaga, Cartagena, Alicante, Barcelona, Santander, Gijón y La Coruña, que podían enviar expediciones de comercio a Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, Margarita y Trinidad, sin necesidad de hacer escala en Cádiz. Aunque este comercio estaba sometido a importantes restricciones para impedir que se extendiera a otros puertos no autorizados. Estas medidas tuvieron un carácter de ensayo, y con el paso del tiempo se fueron habilitando nuevos puertos tanto en la metrópoli como en sus colonias.

Reglamento y aranceles reales para el Comercio Libre de España a Indias. Fuente.

Reglamento y aranceles reales para el Comercio Libre de España a Indias. Fuente.

Muchas son las teorías por la cual explican la implantación del Reglamento de Libre Comercio por la corona española, como una medida innovadora tomada por la dinastía borbónica y la teoría de que solo fue implanto para sanear las casi agotadas arcas del Estado.

El Comercio Libre en México.

La instauración del libre comercio en México conllevó el deseo de involucrarse en un proceso de modernización económica y social. Una de las preocupaciones principales que tiene el gobierno de la metrópoli era erradicar el contrabando, esto será una tarea casi ficticia, al igual que las expectativas de incentivar la economía real del país. Y como dice Antonio Miguel Bernal “lo que decide el fenómeno del contrabando es el margen del beneficio, que actúa a favor de los comerciantes extranjeros a causa del elevado recio de los productos españoles, o de los productos extranjeros suministrados por españoles, en los mercados americanos”.

Puerto y bahía de Acapulco, durante el siglo XVII y XVIII. Fuente.

Puerto y bahía de Acapulco, durante el siglo XVII y XVIII. Fuente.

Se ha dicho que la instauración de este libre comercio supuso para México un duro golpe, pues terminó su situación de monopolio, acabando así son su poder. A pesar de esto logró desarrollar unos comerciantes con una nueva mentalidad, más abierta a los cambios.

Las consecuencias de este comercio afectaron a los mecanismos de préstamos, modernizándose estos préstamos; y también afectó a la red de relaciones comerciales del interior, que prácticamente quedó desmantelada. De esta manera, los comerciantes orientaron sus actividades a la agricultura o a la minería: abandonaron el comercio de importación-exportación; utilizarían las libranzas impidiendo los pagos en moneda, conservando así el monopolio de la liquidez; utilización de las baratas; y ventas de casas que las volvían a gravar para conseguir aumentar su liquidez.

Zócalo de la ciudad de México, siglo XVIII. Fuente.

Zócalo de la ciudad de México, siglo XVIII. Fuente.

No todo fueron ventajas tras la instauración del libre comercio, el contrabando sigue siendo un punto constante e importante, que afecta a la corona desde siglos atrás y que se mantendrá vigente tras la instauración de este reglamento. Aunque al habilitarse un mayor número de puertos sin apenas trabas legales, los productos tendrían la salida asegurada y a bajo precio por lo que los efectos del contrabando apenas se notarían

Bibliografía.

BERNAL, A. M., El “comercio libre” entre España y América (1765-1824), Fundación Banco Exterior Colección Seminarios y Cursos, Madrid, 1987, pp. 22.

LAMIKIZ, X., El impacto del libre comercio con América: una revisión desde la microhistoria (1778-1796), University of London.

OLMOS SÁNCHEZ, I., Contrabando y libre comercio en el Golfo de México y Mar del Sur, Universidad de Murcia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América, Comercio Libre, Comercio Libre en México, Economía, Historia Moderna y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s