Profesionalización de la Armada en la defensa de las Indias.

La defensa del territorio americano mediante un ejército permanente requería unos costes que las arcas españolas no podían asumir, por ello la Corona estableció una estrategia defensiva basada en la construcción naval, la fortificación de puntos clave y una mejora de la calidad de la tropa basada en la profesionalización y formación de oficiales del Ejército y la Marina, la organización y control de las tropas (fijos, pardos y morenos) y marinería (matrícula de mar); y la dotación y refuerzo de las escasas tropas americanas.

De izquierda a derecha: coronel, granadero y fusilero. Grabado del año 1769. Fuente.

De izquierda a derecha: coronel, granadero y fusilero. Grabado del año 1769. Fuente.

Hay que tener en cuenta que en América existían 2 tipos de ejércitos: uno de dotación (con gente de América) y otro de refuerzo (se manda desde la metrópoli hasta estos territorios).

En estos años, la flota española estaba bajo mínimos, pues la constituían agrupaciones navales pensadas para dominar un determinado espacio marítimo o para misiones concretas y que, en total apenas sumaba una veintena de navíos de guerra ya que la Guerra de Sucesión supuso también la desaparición de las fuerzas navales españolas. La organización de la defensa se hacía por departamentos marítimos, que eran los de Cádiz, Ferrol y Cartagena. En estos puertos, y en La Habana, había arsenales, espacios donde se desarrolla la actividad naval de construcción y mantenimiento de los buques.

Real Arsenal de La Habana, astillero para la construcción de buques de guerra. Fuente.

Real Arsenal de La Habana, astillero para la construcción de buques de guerra. Fuente.

Es José Patiño quien desarrolla todo este proyecto, desde el punto de vista del comercio con América y la organización de esta Nueva Real Armada, desde el punto de vista material y humano. Además, organizará las nuevas ordenanzas de la armada.

Retrato de José Patiño Rosales, secretario de España durante el gobierno de Felipe V. Fuente, retrato situado en el Museo Naval de Madrid.

Retrato de José Patiño Rosales, secretario de España durante el gobierno de Felipe V. Fuente.

Para dirigir los nuevos buques y a los marineros hacía falta un cuerpo de oficiales del que España carecían cuantitativamente. Se crea entonces el Cuerpo General, cuyo objetivo es recuperar a la nobleza en las instituciones militares y profesionalizar la carrera de armas mediante la dotación de conocimientos. Se crean entonces las academias militares de formación académica y también militar. Tiene una formación científica y militar dada su nueva vertiente, cuyas gentes llegan a formar la Compañía de Guardias Marinas en Cádiz, lo que supone el desplazamiento del aparato burocrático administrativo y la Casa de Contratación desde Sevilla a Cádiz.

Real Observatorio de la Armada de San Fernando. Instalado en la Academia de Guardias Marinas en Cádiz. Fuente.

Real Observatorio de la Armada de San Fernando. Instalado en la Academia de Guardias Marinas en Cádiz. Fuente.

La primera academia de formación de oficiales se inicia en 1717 en Cádiz, apareciendo otra para el ejército en 1728. En 1777 se crean nuevas academias como las de Ferrol y Cartagena aunque la de Cádiz se mantiene como sede central.

Aparecen como espacios de formación para los nuevos oficiales de la Armada cuyo objetivo es unificar los conocimientos, enseñanzas y doctrina más precisos para realizar la carrera de las armas. Aquí se dará ciertos rasgos ilustrativos. Se intentaba dotar a los oficiales de una formación científica completa.

Edificio donde se alberga la Escuela de Guardiamarinas de Cartagena. Fuente.

Edificio donde se alberga la Escuela de Guardiamarinas de Cartagena. Fuente.

La evolución académica comprende 4 etapas: inicio y evolución (1717-1748), institucionalización (1748-1776), descentralización y esplendor (1777-1800) y crisis y liquidación (1801-1824).

A mediados del siglo XVIII, aún no existía el cuerpo de ingenieros reales, creado en 1770, por lo que la construcción naval dependía de constructores privados contratados por la Corona. En 1750, el Marqués de la Ensenada inició un proyecto de construcción naval por el que pretendía construir 50 navíos en 8 años. Entonces, Jorge Juan y Antonio de Ulloa fueron enviados a espiar los astilleros ingleses y trajeron constructores para desempeñar el papel de jefes de construcción en los astilleros. El proyecto de la Ensenada era la construcción de 50 navíos en 8 años.

Marqués de la Ensenada, ocupó los cargos de secretario de Guerra, Hacienda y Marina e Indias. Fuente.

Marqués de la Ensenada, ocupó los cargos de secretario de Guerra, Hacienda y Marina e Indias. Fuente.

En 1770, la Armada tenía entre de 120-130 barcos de distinto porte: 58 navíos de línea, 26 fragatas, contando con alrededor de 11 oficiales para cada navío de 74 cañones.

Ahora, queda solucionada la escasez de buques, el problema de la falta de marinería, el poco comercio marítimo y la guerra contra los piratas moros, que resiente las ganancias. Para solucionar este problema se fomenta el contrato a marinos extranjeros, la libertad de comercio con América a todos los puertos españoles, el fomento de la pesca y la concesión de exenciones.

De izquierda a derecha: fusilero, granadero y coronel en el año 1780. Fuente.

De izquierda a derecha: fusilero, granadero y coronel en el año 1780. Fuente.

Bibliografía.

AMORES CARREDANO, Juan Bosco (coord). Historia de América. Barcelona: Ariel, 2006.

CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo. América Hispánica (1492-1898). Barcelona: Labor, 1983.

PÉREZ HERRERO, Pedro. Comercio y mercados en América Latina colonial. Madrid: Mapfre, 1992

WALKER, Geoffrey J. Política española y comercio colonial, 1700-1789. Barcelona: Ariel, 1979.

Anuncios
Publicado en América, Defensa de las Indias, Historia Moderna, Profesionalización de la Armada, Reformas borbónicas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El proyecto de 1720: compañías de comercio y registros sueltos.

Este proyecto responde al reglamento que en teoría gobernó la política colonial de España hasta las reformas de comercio libre de 1765 y 1778.

Reglamento y aranceles reales para el Comercio Libre de España a Indias. Fuente.

Reglamento y aranceles reales para el Comercio Libre de España a Indias. Fuente.

En 1717, se estableció la intendencia de marina en Cádiz, unificando bajo el mando de José Patiño las fuerzas navales de España en un paso conectado a los planes expansionistas de la familia real. También recibió el cargo de Presidente de la Casa de Contratación. Junto con la lucha por el control del puerto de Cádiz, estas medidas representaron los primeros pasos de la reforma comercial con implicaciones en América.

Retrato de José Patiño Rosales, secretario de España durante el gobierno de Felipe V. Fuente, retrato situado en el Museo Naval de Madrid.

Retrato de José Patiño Rosales, secretario de España durante el gobierno de Felipe V. Fuente, retrato situado en el Museo Naval de Madrid.

En 1718, es cuando se estableció el reglamento para el comercio canario-americano. Esto desembocó en la promulgación del Proyecto de 1720 por el cual España confirmó el objetivo de mandar flotas anuales a las colonias, dando así una base institucional para los navíos de permiso en que insistían los ingleses. Además, desembocó en un sistema de “registros sueltos” con las Islas de Barlovento, Venezuela, Honduras, Río de la Plata y Chile. Sin embargo, con este proyecto se puso de manifiesto la incapacidad del comercio español para conservar su antigua posición en los mercados americanos. Las esperanzas suscitadas por el proyecto se trastocaron por la presión de los intereses extranjeros y otras circunstancias como la amenaza del “navío de permiso”, la impotencia del Gobierno español para asumir una adecuada política de construcción naval o la estructura económica básica de Nueva España y Perú.

Costa canaria tras la aprobación de

Costa canaria tras la aprobación del reglamento para el comercio canario-americano. Fuente.

Al asumir en 1726 la Secretaría de Marina e Indias, y poco después la de Hacienda, José Patiño consideró esta cuestión de engrandecimiento de España. Proclama entonces la “Real Cédula sobre el despacho de galeones y flotas y método de comerciar los residentes en Indias con España” en 1735.

Archivo Central del Cuartel General de la Armada, donde permanece todos los documentos sobre el Ministerio de Marina. Fuente.

Archivo Central del Cuartel General de la Armada, donde permanece todos los documentos sobre el Ministerio de Marina. Fuente.

Entre las medidas adoptadas encontramos:

* Se cambió el almojarifazgo por el derecho de palmeo, respecto a la carga fiscal.

* La suspensión temporal de los galeones para Tierra Firme hasta que se tuviese constancia de haberse liquidado totalmente los rezagos de la feria de 1731.

* La licencia se obtenía como la concesión de privilegio exclusivo de la corona, a través de la vía reservada.

* La Corona recibía un dinero o servicio a cambio (transporte de tropas, armas, etc.).

* Compañías de comercio.

Flota de Tierra Firme, clausurada

Flota de Tierra Firme, clausurada de forma temporal. Fuente.

Fue Patiño quien aborda la creación de compañías comerciales de corte mercantilista, a imagen de las inglesas y holandesas.

1. Compañía del Marqués de Montesacro (1714). Era una compañía con acciones para el comercio con Honduras y Caracas, en virtud de un acuerdo suscrito entre la Corona y el marqués que da su nombre. Fracasó tras el primer intento.

2. Compañía Guipuzcoana de Caracas (1728). Su objetivo era fomentar el comercio entre el País Vasco y Venezuela, con el compromiso de perseguir el contrabando en aquella zona. Inicia 1730 con Venezuela. Monopolio del cacao.

Real Cédula de erección de la Compañía Güipuzcuana de Caracas. Fuente.

Real Cédula de erección de la Compañía Güipuzcuana de Caracas. Fuente.

3. Compañía de Filipinas (1733). Su establecimiento se autorizó para el comercio de dichas islas con extensión a las demás Provincias y Reinos, pero no llegó a entrar en funcionamiento.

Real Cédula de erección de la Compañía de Filipinas. Fuente.

Real Cédula de erección de la Compañía de Filipinas. Fuente.

4. Compañía de La Habana (1740). Controló todo el comercio de importación y exportación de Cuba. Toda la venta del tabaco, azúcar, cueros, maderas y otros productos quedó controlado por la compañía que también introdujo productos europeos (harinas o paños). Debe abastecer a los navíos de la marina real que hicieran escala en Cuba.

Real Cédula de erección de la Compañía de la Habana. Fuente.

Real Cédula de erección de la Compañía de la Habana. Fuente.

 

Bibiografía

CRESPO SOLANA, Ana. El comercio y la Armada de la Monarquía: la Casa de Contratación y la intendencia general de la marina de Cádiz, 1717-1750. CSIC: Instituto de Historia. pp. 63-78.

MORAS RIBALTA, Pedro. La Compañía como proyecto (siglos XVII-XVIII). Anuario de estudios atlánticos, Nº 50, 2004, pp. 607-623.

MURO OREJÓN, Antonio. Cedulario americano del siglo XVIII. Anuario de Historia del Derecho Español, Nº 23, 1953, pp. 37-54.

Publicado en América, Compañías comerciales, Economía, Historia Moderna, Real Cédula, Reformas borbónicas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El Tratado de Asiento Negrero y la ruptura del monopolio.

Hasta 1700 el territorio más importante del Nuevo Mundo era el Caribe (principalmente durante los siglos XVI y XVII). En el siglo XVIII cambiará el panorama y asistiremos a un giro en la orientación, ahora la disposición es hacia el sur, el cabo de Hornos será la clave para comerciar en el Pacífico. En el siglo XVIII, Buenos Aires empezará a tomar protagonismo. La corona quiere reforzar un sur continental que durante dos siglos había tenido prácticamente olvidado. Los esclavos negros son enviados en su gran mayoría a estas zonas (Buenos Aires y Santiago de Chile). Asistimos pues a un desplazamiento geoestratégico hacia el sur.

Regiones principales americanas del desembarco de esclavos. Fuente.

Regiones principales americanas del desembarco de esclavos. Fuente.

Tratado de Asiento con Francia.

En 1701 se concede a Francia a través de la Compañía de Guinea, durante 10 años desde mayo de 1702, el permiso para pasar un total de 48.000 “piezas”. De éstas, casi 26.000 entraron en Latinoamérica, principalmente a Argentina. Inicialmente sólo podrían pasar por Buenos Aires, pero luego se amplió a todos los puertos atlánticos. Finalmente se permitió a Francia adquirir negros en colonias extranjeras y utilizar barcos, suecos, daneses o de particulares franceses para su transporte. A consecuencia de esto la colonia de Sacramento alcanza un gran protagonismo ya que esta zona geográfica marca la frontera entre el Virreinato de Brasil y el Virreinato del Perú. Dicha frontera iba cambiando de manos entre Portugal y España, y fue aprovechada por Inglaterra para desarrollar sus actividades de contrabando.

Edificio de la aduana de Portobelo, aquí se depositaban las riquezas del comercio entre España y América. Fuente.

Edificio de la aduana de Portobelo, aquí se depositaban las riquezas del comercio entre España y América. Fuente.

Tratado de Asiento con Inglaterra.

Este tratado fue una concesión impuesta por Inglaterra para la Paz de Utrecht, gracias al cual obtiene el monopolio del asiento negrero a través de la South Sea Company en condiciones muy ventajosas, y rompe el monopolio comercial que la Corona Española tenía sobre América. Durante 30 años desde el 1 de mayo de 1713 se faculta a Inglaterra para introducir 144.000 “piezas”, 4.800 anuales, y se le concede autorización para vender en todos los puertos de América. Por el puerto de Buenos Aires llegarán 1.200 anuales, de los que 400 pasarán a Chile y Perú. Además se reconoce la capacidad de embarcar cierta cantidad de productos para el alimento y abrigo de los esclavos en el viaje. En la práctica sirvió para encubrir y potenciar el contrabando.

Portada del Asiento firmado entre Inglaterra y España para la introducción de esclavos negros en la América Española. Fuente: Rafael Donoso Anes, "El asiento de esclavos con Inglaterra (1713-1750)".

Portada del Asiento firmado entre Inglaterra y España para la introducción de esclavos negros en la América Española. Fuente: Rafael Donoso Anes, “El asiento de esclavos con Inglaterra (1713-1750)”.

Se incluye además una cláusula adicional permitiendo a los ingleses un navío de permiso con cada flota que saliese para Nueva España y Tierra Firme, y se les permite vender en las ferias sin los impuestos que gravaban los productos españoles. En principio el navío será de 500 toneladas, pero pronto aumentará hasta las 650 toneladas. Este navío tiene también el privilegio de hacer transacciones comerciales sin esperar a la flota, con la ventaja añadida de que sus géneros eran de mayor calidad. Además de mercancías, el impacto de esta medida se vio amplificado por la información y los libros prohibidos que traía.

Navíos de permiso ingleses. Fuente.

Navíos de permiso ingleses. Fuente.

A cambio de estas generosísimas concesiones, Inglaterra, se comprometía a no construir estructuras de piedra en sus territorios americanos, lo que equivalía a no fortificarlos. Pero esta medida se vio contrarrestada por la estrategia inglesa, que no buscaba controlar territorios físicos, sino mercados comerciales.

Consecuencias.

Como consecuencia del tratado de asiento negrero con Inglaterra los buques negreros y el navío de permiso realizaban un contrabando desmesurado. Esto agravó la crisis de los galeones de Tierra Firme y la feria de Portobelo al punto de que hasta 1721 no llegó ningún galeón, generando por tanto mucha tensión entre España e Inglaterra debido a las anomalías agravadas por el abuso inglés, generando una espiral de enfrentamientos, caracterizados por el aumento del contrabando y el corso, así como el inicio de inspecciones a buques ingleses en alta mar mediante el servicio de guardacostas y a confiscarlos si llevaban mercancías de contrabando, con las correspondientes protestas británicas y la petición de compensación por la confiscación de géneros. El tratado se aplicó entre 1715-1739 pero no fue el gran negocio que se esperaba para Inglaterra. Solamente se introdujeron en Buenos Aires 18.400 esclavos, de los que 3.700 pasaron a Chile. El resultado fue que en 1739 estallara la Guerra de la Oreja de Jenkins que coge el nombre debido a que la Cámara de los Comunes inglesas el capitán Jenkins explico que había sido apresado en el Caribe por un guardacostas español y sometido a torturas, incluyendo el corte de una oreja.

Mapa de los principales enfrentamientos en la Guerra de la Oreja de Jenkins. Fuente.

Mapa de los principales enfrentamientos en la Guerra de la Oreja de Jenkins. Fuente.

 

Bibliografía.

BARBOSA-RAMÍREZ, A. René. La estructura económica de la Nueva España, 1519-1810. México: Siglo XXI, 1971.

RODRÍGUEZ GARCÍA, Margarita. Compañías privilegias del comercio con América y cambio político (1706-1765). Estudios de Historia Económica, Nº46. Madrid: Banco de España, 2005.

WALKER, Geoffrey J. Política española y comercio colonial, 1700-1789. Barcelona: Ariel, 1979.

Webgrafía. 

El Asiento de esclavos con Inglaterra (1713-1750) de Rafael Donoso Anes

Los navíos navales de permiso del Asiento de esclavos con Inglaterra hasta la feria de Portobelo de 1731 de Rafael Donoso Anes.

Publicado en Asiento negrero, Circulación, Economía, Esclavitud, Historia Moderna, Tratado de Asiento Negrero, Tratado de Utrecht | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Las rutas de la plata.

Desde los inicios de la colonización europea en el continente americano, la explotación de los yacimientos mineros indianos de oro y plata pasaron a ser una tarea principal del sistema colonial español, también existió otros metales como el mercurio, el plomo o el cobre. De esta forma, la minería de metales preciosos generará los ingresos básicos de la monarquía española.

Producción de plata en Potosí y Zacatecas (marcos). Fuente: Guillermo Céspedes del Castillo en "América Hispánica".

Producción de plata en Potosí y Zacatecas (marcos). Fuente: Guillermo Céspedes del Castillo en “América Hispánica”.

La corona no exploto de forma directa las minas americanas, sino que por el contrario, invocó a la propiedad del suelo a particulares, dando así una libertad de explotación de los yacimientos a cambio de un porcentaje de la producción. Este porcentaje es conocido con el nombre de quinto real, establecido en el año 1504, era un tributo pagado al monarca cuando se descubría un tesoro, era igual a la quinta parte o lo que es lo mismo, al 20% de su valor total.

Las minas se trabajaron con éxito solo en climas áridos y tierras altas, donde el subsuelo era seco. Pero la preparación del mineral era compleja y necesitaba de suelos húmedos, así que se veía obligado a transportarse. Esto resultaba muy caro y se empezó a realizar ensayos para aplicar la metalurgia por amalgación y así reducir costes.

Producción de plata (millones de pesos fuertes). Fuente: Guillermo Céspedes del Castillo en "América Hispánica".

Producción de plata (millones de pesos fuertes). Fuente: Guillermo Céspedes del Castillo en “América Hispánica”.

Hacia el 75% de la producción de metales preciosos se exportaba durante el siglo XVI principalmente a Europa, siguiendo unas rutas largas y costosas. Todo el dinero salía rápido de las propiedades de Castilla, puesto que el rey tenía que pagar sus deudas usando estos metales. De esta forma y según Guillermo Céspedes del Castillo, podemos ver un desarrollo acelerado del capitalismo a causa de los metales preciosos y del comercio transatlántico que estos generaron.

A partir de 1543, justo cuando comenzó el auge minero en América, el cruce del Atlántico se realizaba con convoyes escoltados con buques militares para prevenir de esta forma la piratería y los ataques de corsarios, muy extendidos por estas zonas. Este tipo de navegación ofrecía un contra: su lentitud y su elevado coste. Aunque esto era compensado con la facilidad de ayuda mutua que se podían realizar en caso de naufragio o avería.

Ruta del mercurio y de los Galeones y Flotas. Fuente: Guillermo Céspedes del Castillo en "América Hispánica".

Ruta del mercurio y de los Galeones y Flotas. Fuente: Guillermo Céspedes del Castillo en “América Hispánica”.

En 1564 se alteró el sistema de convoyes, de esta forma surgió un convoy para Suramérica, conocido con el nombre de galeones de Tierra Firme, y otro convoy para México, conocido con el nombre de flota de Nueva España: cada año despachaban el 90% del tonelaje que circulaba entre Castilla y sus colonias.

La flota de Nueva España partiría a comienzos de abril, integrada por los navíos que se dirigían a Veracruz, Honduras y las Antillas. En cambio, la flota de Tierra firme saldría en agosto, formada por los navíos que se dirigían a Panamá, junto con las naves de Cartagenas de Indias y Santa Marta, entre otras. Esto se realizó debido al deseo de evitar temporales, hallar vientos más favorables y facilitar el despacho de las flotas en España, escalonando su salida. También existían otras modalidades de transporte como los avisos, los correos marítimos y los navíos de azogue.

Navegación circular del Atlántico y el Caribe por las flotas de la Carrera de Indias. Fuente: Garavaglia y Marchena, "América Latina de los orígenes a la Independencia".

Navegación circular del Atlántico y el Caribe por las flotas de la Carrera de Indias. Fuente: Garavaglia y Marchena, “América Latina de los orígenes a la Independencia”.

Hasta 1580, todos los metales preciosos entraron en Europa por Sevilla, esto transformó esta ciudad en una de las más ricas de la baja Andalucía y de las más importantes de toda Castilla. En Andalucía se quedaba una quinta parte de los beneficios de esta Carrera de Indias, aunque de forma temporal, el resto, como ya se ha dicho anteriormente, salía en el acto hacia el centro y norte de Castilla para posteriormente dirigirse a Europa.

Bigliografía:

AMORES CARREDANO, Juan Bosco (coord). Historia de América. Barcelona: Ariel, 2006.

BERNAL, Antonio-Miguel. La financiación de la Carrera de Indias (1492-1824): dinero y crédito en el comercio colonial español con América. Sevilla: Fundación El Monte, 1993.

CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo. América Hispánica (1492-1898). Barcelona: Labor, 1983.

Publicado en América, Circulación, Economía, Historia Moderna, Metales, Minería, Plata | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La trata negrera, un negocio más en América.

La esclavitud supuso uno de los pilares económicos más importantes de la América colonial, esto se debió principalmente a diversos factores: la falta de mano indígena debido a la extinción de su población en diversas áreas; necesidad de explotar cultivos de exportación y yacimientos mineros; existencia de importantes capitales para invertir; y la tradición de la esclavitud en el mundo europeo, entre muchos otros factores.

Esclavos de Jamaica. Ilustración de 1857, imagen extraída de www.slavevoyages.org

Esclavos de Jamaica. Ilustración de 1857. Fuente.

En el siglo XVI, el número de esclavos africanos en el continente americano era relativamente bajo: Céspedes del Castillo da una cifra de 50.000 esclavos. Esta cifra aumentará a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII, debido a la reducción de la población indígena.

Cuadro de la introducción de esclavos en América. Extraído de "América Latina, de los orígenes a la Independencia" de Garavaglia y Marchena

Cuadro de la introducción de esclavos en América. Fuente: “América Latina, de los orígenes a la Independencia” de Garavaglia y Marchena

La esclavitud africana jugó un importante papel en los cultivos tropicales de las Antillas, en las costas caribeñas y en otras zonas del interior como Mendoza-Tucumán o las haciendas peruanas. Aunque cabe destacar que no fue tan importante en las zonas mineras de Bolivia y México.

Transporte de esclavos de Sierra Leona. Ilustración de 1840. <a href=

Transporte de esclavos de Sierra Leona. Ilustración de 1840. Fuente.

La introducción de esclavos en América fue un monopolio exclusivo de la Corona, todo esto fue controlado desde la Casa de Contratación. El sistema más usado fue el de las licencias a particulares que era un permiso de importación por el cual se recibía un canon por cada esclavo introducido.

Destino de los esclavos africanos. Imagen extraída de www.slavevoyages.org

Destino de los esclavos africanos. Fuente.

El asiento sustituyó a las licencias, contrato realizado por la Corona y un particular para la introducción de un número muy alto de esclavos, por un puerto único y concediéndole al asentista el monopolio de la trata durante un tiempo determinado. Esto supuso el inicio de la importación masiva de esclavos africanos en América.

Regiones africanas de captación de esclavos. Imagen extraída de www.slavevoyages.org

Regiones africanas de captación de esclavos.Fuente.

La trata negrera puso en contacto comercial a tres continentes: América, Europa y África. A esto se le ha llamado Comercio Triangular: desde Europa, el barco negrero, repleto de productos textiles, armas y otros productos coloniales como el aguardiente, arribaba a las costas occidentales africanas. Allí llegaban a diversas alianzas con los jefes de estos reinos, que estaban en continuas disputas, que a cambio de los productos europeos que traían los comerciantes les daban esclavos. Estos esclavos eran embarcados hacia América, hacinados y encadenados en los navíos, donde podía haber hasta 500 personas. Muy pocos llegaban vivos a América, debido al hambre, a la sed y a las enfermedades y los que llegaban lo hacían en unas míseras condiciones.

Ruta del comercio de esclavos. Imagen extraída de www.slavevoyages.org

Ruta del comercio de esclavos. Fuente.

Una parte de los esclavos eran cambiados por metal o productos coloniales como el azúcar, todo esto era trasportado a Europa, cerrando de esta forma el ciclo del comercio triangular. Con esto concluiremos que con un poco de inversión se sacaban grandes beneficios.

Regiones principales americanas del desembarco de esclavos. Imagen extraída de www.slavevoyages.org

Regiones principales americanas del desembarco de esclavos. Fuente.

 

Bibliografía.

AMORES CARREDANO, Juan Bosco (coord). Historia de América. Barcelona: Ariel, 2006.

CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo. América Hispánica (1492-1898). Barcelona: Labor, 1983..

GARAVAGLIA, Juan Carlos y MARCHENA FERNÁNDEZ, Juan. América Latina de los orígenes a la Independencia. Barcelona: Crítica, 2005.

Sitios web.

Base de datos sobre los viajes de esclavos.

Publicado en América, África, Economía, Esclavitud, Historia Moderna | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

Explotación minera y circulación de metales.

Las décadas posteriores a la conquista estuvieron marcadas bajo el signo del oro. Cada una de las regiones centrales atravesó por una significativa fase provisional de minería del oro. La orientación hacia la explotación de la plata, que empezó muy pronto, empezaría a cobrar protagonismo tras el descubrimiento de Potosí y Zacatecas (1546), provocando el abandono de minas de oro en México y Perú, y el ascenso de este metal a un lugar de excelencia.

Producción de oro en manos indígenas, imagen extraída de "Historia de América Latina" por Leslie Bethel.

Producción de oro en manos indígenas. Fuente: “Historia de América Latina” por Leslie Bethel.

Estas minas argaríficas americanas se distinguían de las europeas por su fácil explotación, por su bajo coste y la disponibilidad de mano de obra. El principal problema que entrañaban era el abastecimiento regular de alimentos y trabajadores, por la precisión de ingente mano de obra, convirtiéndose la minería en un gran motor de la economía colonial. De este modo, la demanda de los polos mineros se cubriría con productos del mercado interno. Según el derecho castellano, la propiedad de estas minas era de la Corona, que cedía su explotación.

Encomienda. Imagen extraída de Guaman Puma de Ayala en "Nueva corónica y buen gobierno".

Encomienda. Fuente: Guaman Puma de Ayala en “Nueva corónica y buen gobierno”.

La explotación de estas minas se centraba en las operaciones de extracción de la roca y posterior refinamiento para obtener el metal. A mediados del siglo XVI, comenzó la extracción de la plata, obtenida por fundición.

Algunos de los yacimientos se encontraron en el México central propiamente dicho, pero los descubrimientos más ricos se hicieron más al norte, fuera del territorio sedentario. En esta zona aún era más difícil servirse del sistema de la encomienda. Las grandes minas de Zacatecas fueron descubiertas y abiertas a la explotación con la ayuda, participación e inversiones de algunos encomenderos de Guadalajara, aunque esta vinculación pronto se debilitó. En Perú, los pueblos sedentarios y la encomienda tuvieron una relación muy estrecha con la minería de la plata.

Minas en México. Imagen extraída de http://goo.gl/zZ0ZEh

Minas en México. Fuente.

Es a partir de 1545, cuando se descubre Potosí, en el Alto Perú. Éste se incorporará a la economía colonial, convirtiéndose en un polo de atracción para una población que acudió desde todos los puntos del territorio andino.

Minas en Perú. Imagen extraída de http://goo.gl/zZ0ZEh

Minas en Perú. Fuente.

El proceso de explotación de la plata era ya conocido desde tiempos precoloniales, y se realizaba por los indígenas a partir de la técnica de los “güarios” o guairas, un horno muy alto con agujeros con un fuego que era azuzado por el viento. Este sistema fue adaptado por los españoles en los primeros tiempos, con el inconveniente de que precisaba de un porcentaje muy alto de este mineral en la roca. Por ese motivo, en una segunda fase, en la que la roca extraída tenía un porcentaje pobre en plata, se aplicó la técnica europea del “azogue” (mercurio), que llegaba de Europa, por lo que se convertiría en un medio de control de la extracción de este material por la Corona.

Tras la extracción de la roca, ésta se destina a la cachamina, donde se realiza la selección de la plata, un trabajo destinado a niños y mujeres. Allí, se deposita el material, y se manda la plata al ingenio, desechando las vetas sobrantes. Éste lugar, situado en la boca de la mina, era un lugar de muerte para los mineros, ya que allí se producía para ellos un colapso orgánico debido al brusco cambio de temperatura, acostumbrados a pasar meses dentro de la calurosa mina.

Cerro de Potosí. Imagen extraída de Guaman Poma de Ayala, "Nueva corónica y buen gobierno".

Cerro de Potosí. Fuente: Guaman Poma de Ayala, “Nueva corónica y buen gobierno”.

Allí también estarían situados los socavones, que debido a su estructura y situación, solían inundarse, por lo que la Corona financiaría la creación de un Socavón Real, para desaguar.
Muchos curacas y caciques envían a muchos a trabajar a jornal por un tiempo concreto y a una cantidad de plata extraída, algo que serviría a los caciques para aliviar sus deudas.

La segunda fase tras lo ocurrido en la mina y su boca, es el destinado al uso del mineral. La plata, es transportada sobre mulas, camino de los ingenios. Una vez allí, se pasa a los molinos, donde se muele la roca.

La tercera fase es la de la acuñación de la moneda de plata, para lo que en 1572 se creó la primera Casa de la Moneda, ante la gran cantidad de monedas fraudulentas que circulaban. La plata se pesaba en balancines, y se calienta mediante un fuego alimentado con la madera de los árboles de la zona (extinguiéndose en muchos lugares circundantes). Para la elaboración de la moneda de buena calidad se utilizan las Manchinas, una madera de encina.

Casa de la Moneda, imagen extraída de Leslie Bethel, "Historia de América Latina".

Casa de la Moneda. Fuente: Leslie Bethel, “Historia de América Latina”.

 

Bibliografía.

BETHEL, Leslie (coord). Historia de América Latina, vol II. América colonial: Europa y América en los siglos XVI, XVII y XVIII. Barcelona: Editorial Cátedra, 1990. 

POMA DE AYALA, Guaman. Nueva corónica y buen gobierno.

Sitios web.

Sitio web donde se encuentra en línea la “Nueva corónica y buen gobierno” de Guaman Poma de Ayala. 

Publicado en América, Circulación, Historia Moderna, Metales, Minería | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Espacios de producción y de circulación (2).

Además de los metales, América enviaba al Viejo Mundo otros productos que tenían importancia en la estructuración de algunos sistemas productivos en el interior del continente.

Dos de esos productos serían la grana cochinilla y el añil, materias tintóreas, y a los que se sumaron productos como el cacao y el tabaco ya en el siglo XVIII, así como el cuero vacuno, un producto derivado de la explotación de un animal originario de Europa. Estos productos, junto al azúcar, representaban la casi totalidad de lo exportado al Viejo Continente, sin despreciar el maíz, la papa, el tomate, los frijoles o los pavos. En sentido inverso, el “producto” más importado a las Américas fueron los esclavos negros, seguido de los textiles de calidad, y comestibles como el aceite y el vino, o animales, de carga como la mula, o alimenticios como el cerdo y la oveja, que perjudicarán el suelo agrícola americano.

Ingenio azucarero. Imagen extraída de http://goo.gl/253Dqa.

Ingenio azucarero. Fuente.

Los puntos de producción artesanal, los obrajes y los oficios fueron importantísimos en la economía del Nuevo Mundo. Los astilleros estaban situados en la zona Caribe, una de las grandes empresas propias de la economía colonial; los plateros (comerciantes de plata); los obrajes, pequeñas factorías textiles, ubicadas en ciudades, estaban próximas a las zonas mineras, sus dueños eran criollos, de una burguesía media, y los que trabajaban allí eran niños, ancianos y mujeres, quedando las minas para los varones adultos.

Obraje en el Virreinato del Perú. Imagen extraída de http://goo.gl/5ODRxR

Obraje en el Virreinato del Perú. Fuente.

Desde 1503, una disposición de la Corona otorgó a Sevilla el monopolio del tráfico mercantil con las Indias, y desde allí, dos instituciones, la Casa de la Contratación y, posteriormente, en 1543, el Consulado de Mercaderes, serían los pilares de las relaciones mercantiles entre las dos orillas.

Grabado de la desaparecida Casa de la Contratación. Imagen extraída de "América Hispánica" de Céspedes del Castillo.

Grabado de la desaparecida Casa de la Contratación. Fuente: “América Hispánica” de Céspedes del Castillo.

La Lonja de Mercaderes, grabado de 1748. Imagen extraída de la Biblioteca Universitaria de Sevilla.

La Lonja de Mercaderes, grabado de 1748. Fuente: Biblioteca Universitaria de Sevilla.

En Sevilla, había un grupo de comerciantes encargado de acopiar las mercancías que eran enviadas a las Indias, que eran intercambiadas en las ferias, a cambio de metal amonedado. De este modo, el metal precioso partía en las flotas hacia España y las mercaderías se internaban en Perú o se dirigían a México. Esta parte del tráfico estaba dominado por los mercaderes de las grandes ciudades, como México y Lima, donde sus representantes recibían las mercancías en sus almacenes y las redistribuían hacia las ciudades de menor importancia y hacia los centros mineros. Así, el circuito mercancías -plata-mercancías volvía a comenzar.

Rutas comerciales y la imortancia del puerto del Callao. Imagen extraída de http://pinake.wordpress.com/

Rutas comerciales y la imortancia del puerto del Callao.Fuente.

PARA RESUMIR.

  • Centros de producción:

-minería.
-manufacturas (textil, artesanía, etc.).
-Ganadería (camélidos: animales de altura).
-agricultura (grandes Haciendas).
-arsenales (donde se hacen los barcos).
-otros: vino, coca…

  • Centros de circulación:

-Interno: circulan los productos europeos y americanos por el interior. Mercados.
-Externo: metales y manufacturas europeas. Minería.

  • Circulación de los metales.

– Desde Potosí > Caja de Lima (Casa de la moneda) > embarcaba hacia Panamá > desembarcaban en Panamá para cruzar el Istmo > volvían a embarcar > llegaban a La Habana > España.

– Desde Potosí > Caja de Lima (Casa de la moneda) > Buenos Aires > España- (esta ruta era codiciada por los ingleses, que querían quitarle a los portugueses la colonia de Do Sacramento, que estaba al lado de Buenos Aires).

– Desde México (Casa de la moneda de México) > embarcaban en Veracruz para ir a La Habana > España.

Sistema de flotas y galeones, rutas de comercio. Imagen extraída de http://goo.gl/nQl7MT

Sistema de flotas y galeones, rutas de comercio. Fuente.

 

Bibliografía. 

ASSADOURIAN, Carlos Sempat. El sistema de la economía colonial: el mercado interior: regiones y espacio económico. México:Editorial Nueva Imagen, 1983.

AMORES CARREDANO, Juan Bosco (coord). Historia de América. Barcelona: Ariel, 2006.

CÉSPEDES DEL CASTILLO, Guillermo. América Hispánica (1492-1898). Barcelona: Labor, 1983.

Publicado en América, Economía, Espacios, Historia Moderna | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario